lunes, diciembre 26, 2011

Las piernas de Delia

Delia se sienta frente al espejo, se quita los zapatos y admira sus piernas. Sabe que son su mayor atractivo. Toma la crema y la esparce sobre la piel para humectarlas. Desde niña, cuanto todos tenían que ver con lo hermosas que eran, las ha cuidado mucho. Piernas largas, larguísimas que llegan hasta el cielo. Últimamente le duelen especialmente cuando sube escaleras. No le había dado importancia hasta ahora cuando el dolor se ha vuelto insoportable.

Gira hacia donde puso el bolso y piensa en la orden médica que echó en él. Incluyen desde numerosos exámenes de sangre con la temida aguja que los acompaña, hasta el sonograma arterial, por lo que intuye que hay posibles diagnósticos con los cuales no podrá vivir.

Y sigue embadurnando las piernas con la crema como si con ello pudiera cambiar el desenlace.

2 comentarios:

Nour dijo...

Siempre escribes cosas tan hermosas y llenas de emoción, Tia. Eres una inspiracion para mi. Quisiera poder escribir como tu escribes algun dia.
Te quiero mucho, Beshitosssssss

margret dijo...

Estoy segura que puedes hacerlo, Nour. Besos y besitossssssss