sábado, noviembre 19, 2005

Las estaciones

Las hojas de los árboles se han engalanado en una gama de amarillo a caramelo, que anuncia que el invierno, inmisericorde, se nos viene encima. Para cuando lleguen la nieve y el hielo, las ramas estarán completamente secas. Se siente en la brisa la punzada helada que entra por las costillas y me llega adentro, hasta el alma, allí dónde guardo los dolores que dejaron secos mis ojos, y mi cuerpo en frigidez perenne. De pronto, entre ellos, be visto un pequeño pino completamente verde, erguido en desafío. Siento una lágrima inesperada y con sollozos que convulsionan y deshielan mi cuerpo, grabo en su tronco mi nombre, para no olvidar que en él encontré la esperanza, frágil semilla que germinará en primavera y ofrecerá su cosecha al llegar el estío.

1 comentario:

princesa fiona dijo...

Piensa que aunque llegue el invierno, no todo se seca y se cae, tambien existen plantas maravillosas que conservan sus colores en invierno. En la casa de mi abuela existe un rosal de rosas rosadas. Aquí comienza el invierno en junio y termina en septiembre. Éste rosal florece en agosto, vieras lo hermosas que se ven las rosas cubiertas de nieve, parecen niñas orgullosas engalanadas con un collar brillante. Mis cariños para ti...