sábado, diciembre 13, 2008

Besos y abrazos

Me protege una coraza especial que me llevó años construir. Tiene sus ventajas: nadie puede herirme porque nada espero, y sé que quien es mi amigo hoy, podría no serlo mañana. He de confesar que me sentía orgullosa de mi logro.

Ahora lamento el que al protegerme de esa forma también me he limitado. Me es fácil despedirme de alguien al teléfono con la frase “un abrazo”, o terminar un correo electrónico con “besos y abrazos”, pero cara a cara no puedo acercarme a nadie para darle ese beso o abrazo, y peor aún, no puedo disfrutar el beso y el abrazo de alguien que me agrada, porque su proximidad me atemoriza.

1 comentario:

Nour J dijo...

Feliz Navidad Tia! Que hermoso escribes!