lunes, noviembre 03, 2014

En la noche


Como todas las noches, la luz del farol dobló la esquina sobre el muro, sigilosa.  Como si fuera una señal, siluetas oscuras se deslizaron cerca.  La luz cruzó la calle con pasos rápidos.  Luego se detuvo en un zaguán.  Quieta.  Las siluetas volvieron a esconderse perdiéndose en la cerrada oscuridad de la noche nublada y sin luna. Unos pasos apresurados de alguien que corre irrumpió el silencio de la noche, que quedó quebrado al sonido de un disparo. Las últimas luces en las casas a lo largo de las franjas paralelas de la calle se apagaron. Nadie quiere ser testigo y no puede culpárseles.  Es un sistema cruel en el que sobrevive el más fuerte.  Una anarquía total en que no se respeta la vida humana: el dinero dicta las pautas.  Arriba, temblando, escondidas, las gentes de la calle, sin vocalizarlo, han hecho un pacto de silencio. Disparos sucedáneos resquebrajan nuevamente el silencio.  No se oyen lamentos ni gritos, pero sí pisadas que corren.  Si alguien se asomara a la ventana vería siluetas oscuras que caen o huyen.  El silencio de nuevo arropa la calle.  La luz del farol se aleja, hasta desaparecer.  Atrás queda en pie uno solo que jura vengarse. 

En la mañana no habrá ni un cadáver en la calle, ni muestra alguna de la violencia, será un día soleado. Un día normal, común y corriente, porque la maldad prefiere la noche.

1 comentario:

dendron dijo...

Me gusta mucho. Muy visual y muy inquietante. Hay otros mundos, pero están en este. A veces es sólo un cristal o un debil muro o unos párpados cerrados los que no separan de esas realidades. Aunque queramos negarlas o no verlas.

Un buen inicio para un relato laaaargo. :-)