miércoles, septiembre 08, 2010

El hombrecito del azulejo

Ciudad Seva me regala hoy el cuento El hombrecito del azulejo de Manuel Mujica Láinez, que desde su inicio me hace pensar en el hombrecito francés que inventé para que mi madre no se preocupara de que al morir, me dejaba sola. Hacía meses que ya no lo pensaba, tan envuelta he estado en mi depresión, sintiéndome abandonada, amargada por ataques de ansiedad que no controlo. La última oración del cuento es el cierre que necesitaba:

“…si un enano francés estampado en una cerámica puede burlar a la Muerte, es justo que también puedan burlarla las lágrimas de un niño”.

Me pregunto si ejercerán el mismo poder mis lágrimas y puedan exorcizar mi soledad, recuperando al hombrecito francés que nos hacía compañía en las tardes de domingo.

1 comentario:

Luzma Umpierre dijo...

Muy hermoso.