jueves, agosto 05, 2004

Sola

Si miro atrás me puedo ver. Me veo en las fotos, en mis cuadernos, en mis libros. Pequeñas posesiones de valor para mí. Cosas que nadie quiere, que miran con desdén. Cosas que empacarán y enviarán a algún lugar donde reposaran por años, sin que nadie las busque.

Para no ser herida, me encerré en mi mundo y a nadie permití. Por eso, no me quejo. Pero es triste ver al sepulturero cavar la fosa y saber que mañana, cuando llegue el entierro, ni siquiera yo estaré aquí.

1 comentario:

Miguel dijo...

Joder Margarita. Que es esto? Si no tienes a quien, me las legas a mi por testamento que yo las atesoraré con miucho gusto.

Miguel